13
Sep
09

– La generación que luchó por el botellón

Generación que luchó por el botellón así será recordado, generación ni-ni ( ni estudian ni trabajan). Los que no se pueden ir de casa de sus padres, o no les apetece compartir piso hasta los 34. Los que estudian hasta los 35, los que salen hasta los 45 todos los viernes, sábados y si es posible, los jueves. Los que terminan con la comisura de los labios y los dientes morados del calimocho, o los que se están haciendo el cerebro agua con las drogas del momento. Los que no salen y se quedan jugando a la Play 12 horas diarias. La generación joven eternamente. Los solidarios que están en una ONG y los insolidarios, que no son capaces ni de ceder un asiento a una persona mayor en el autobús. Todos ellos,  hijos de una generación que luchó, se drogó y ahora son los que hiperprotegen.

¿Esta generación espera a que le arreglen los problemas los mayores y mientras sólo luchar por su derecho a la juerga?

Hay por lo que luchar, hay cosas que hay que cambiar, esta generación está dejando que políticos, sindicatos  y empresarios salgan impunes de chanchullos, de la partitocracia, de que se hagan ricos hipotecando a los demás, de la creación de una nueva clase (la clase política).

¿La culpa de que los jóvenes no intenten cambiar las cosas de quién es? En mi opinión de ambos, los que lucharon en su día no han sabido enseñarles, y a la juventud le importa todo tres cojo.. , esta es una generación tremendamente individualista, competitiva, materialista, consumista, ¿es la  generación educada por el capitalismo.

Anuncios

4 Responses to “– La generación que luchó por el botellón”


  1. septiembre 14, 2009 en 11:08 am

    Tienes razón en todo y estoy 100% de acuerdo con tu análisis. A mi lo que más me preocupa es como serán las siguientes generaciones, las que vengan detrás de está…

  2. septiembre 14, 2009 en 2:18 pm

    Jeje, cuando mi generación empezaba a acercarse “peligrosamente” a los 30 pensábamos lo mismo :). Conforme te haces mayor, observas que todo esto va por oleadas y que para trascender los “movimientos generacionales” (o “modas”) hay que formar organizaciones intergeneracionales, lo que es ciertamente dificil pero será lo que vaya consolidando nuestro modelo cultural, social y político.
    Ahora las drogas pueden parecer un problema, una forma de anestesiar a los jóvenes, y lo son, pero imaginaros como debía ser a finales de los 70 y primeros 80 (yo lo viví muy de bislai) con la heroína y el ácido …
    Por otro lado, el fenómeno del botellón ha evolucionado por un par de razones: los bares son carísimos (algo tiene que ver el redondeo del euro) y en nuestra época bebíamos cerveza: no teníamos botellón pero teníamos “litronas” (que decían en Madrid, en Zaragoza siempre le llamamos “litros”: “vamos a comprar unos litros” de cerveza, siempre). La cerveza y el vino eran relativamente mucho más baratos que ahora respecto de los licores fuertes. Mi primera caña en un bar fue a los 13 años, en El Mayoral (en el Rabal, ya no existe), costaba 20 ptas, (lo mismo que un revuelto de cazalla con moscatel, en el Bar de la Agrupación del PCE del Picarral o el Imperio) la partida de marcianos en la máquina 25 y el paquete de Celtas Cortos sin filtro 15. En casa pillabas 200 ptas y te ponías a gusto en los bares de abuelos guiñoteros (ya han cerrado todos) sin necesidad de comprar un tetra brick de vino o una botella de litro de cerveza (retornable) y bebertelo en la calle (que era el Plan B)
    En fin, sed indulgentes con este abuelo cebolleta y comprended que dentro de diez años estaréis como él ahora, 😉

  3. octubre 14, 2009 en 9:51 pm

    Cuando fuí joven, la universidad , mi beca de 4 años posteriormente, ¿que hacia yo?, estudiar, salir, ver la tele, y leer. Leí mucho, y de forma desorganizada, ni leía sobre nazionalismos, ni leí nunca sobre temas medioambientales, simplemente leia de todo lo que en una facultada de ciencias apetecia(la pesada relatividad de Einstein, ciencia a tu alcance y a Feyman y su concepción de la Fisica , sus DUDAS y su retranca) mientras tanto un colectivo universitario llamado Chamarasca (empezaba por CHA ! ) nos reunia en Asambleas en el aula Magna y yo alucinaba, “vamos a votar si votamos”, “orden de toma de palabras”, a parar el trafico de SanFrancisco !,, eran los años de cambio de planes de estudios, los 80’s. De todo eso me quedo la idea de q los q mas criticaban a los que orgnizaban las asambleas eran gente de orden, de pelas y vivian en el centro. Y los q “revolvian” no se presentaban a ls examenes ni iban a clase. Desde esos tiempos de primero de fisicas inicie esa mania de leer carteles de corchos y paredes, de dudar de lo que oía y de por principio decir NO. No reivindique nada mas en muchos años hasta q en Andorra inicie una queja porque la termica estaba llena de becarios de larga duracion sin contrato.
    ¿por que los estudiantes (ya no voy a mas , solo a los q se supone tienen formacion e informacion a mano) no pelean ? porque son mas practicos , quieren simplemente vivir bien enseguida, y eso supone no darse a entender, y sino hay creditos academicos o un redito economico la ONG de turno no podra hacerse con ellos. Que son verdes?? .. nosotros eramos todos rojos… ja ja ja

  4. octubre 19, 2009 en 10:04 am

    Hoy se es más utilitaristas: sólo estudio o hago aquello que sé que me va a servir a corto plazo. Antes se entendía que acceder a la cultura iba a ser útil a largo plazo: que todos debíamos aprender cosas por el mero hecho de saberlas, que eso nos hacía mejores personas y que tal vez en el futuro nos serviría, no necesariamente para ganarnos la vida, sino simplemente para “ser felices”.
    Ahora prima trabajar duro pero sólo en aquello que sabes que te va a servir: para aprobar un examen, para conseguir un trabajo, para tu carrera profesional … da igual que sea hace deporte, que colaborar con una ONG (antes había “asociaciones”), la militancia sociopolítica, estudiar o trabajar. Todo se mide por la utilidad directa y mensurable.
    Tengo una sobrina que ha aprobado las oposiciones de maestra, después de estar unos años de interina. Este verano, tras aprobarlas, se fue de vacaciones con su novio a Galicia, comentando en una comida familiar el viaje, tuvimos que desmentirle que el eucalipto fuese un árbol originario de Galicia: “es que como está todo lleno…” se disculpó.
    Yo nunca he estado en Galicia, pero sé que los montes son de propiedad privada y el bosque de “carvallo” (roble) ha sido sustituido por las platanciones de eucaliptos procedentes de Australia, que el eucalipto empobrece la tierra y arde facilmente.
    Esas cosas las sé simplemente porque durante años me he interesado por las cosas, he escuchado, visto documentales, he leído (sobre todo he leído) sobre cosas que no me iban a servir para nada.
    Pero claro, la maestra es ella, yo soy un obrero de mono azul.
    Eso sí, da pena pensar que los maestros son unos ignorantes porque sólo triunfan los que “no pierden el tiempo” intentando comprender cómo y porqué son las cosas, los que simplemente se creen la “versión oficial” o dan por buenas “las apariencias”: “si todo está lleno de eucaliptos, es que han estado aquí siempre”.
    Cuanto menos espíritu crítico, más posibilidades de triunfar en esta sociedad.¿Qué queréis que les enseñe a mis hijos?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Blog Stats

  • 26,595 hits

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2 seguidores

Top Clicks

  • Ninguna

A %d blogueros les gusta esto: